Del overol para trabajar a los jeans de cada día

Por Florencia Trucco | LA NACION.

Lee En la actualidad es una marca especializada en jeans, pero en sus comienzos Lee se dedicó a un rubro distinto al de la indumentaria. En 1889, Henry David Lee abrió la primera fábrica de prendas en Salina, Kansas, donde se producía ropa para diferentes oficios. Se confeccionaban overoles y enterizos de jean que eran elegidos por mecánicos ferroviarios y granjeros.

Uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la marca fue en 1913 cuando se creó el Union All. Se trataba de una prenda que unía una campera con un pantalón, convirtiéndose así en un overol enterizo. De hecho, se dice que Lee se inspiró en su chofer, al observarlo mientras arreglaba su auto. El hombre se quejaba de que ensuciaba y terminaba arruinando su uniforme de trabajo. Entonces, a Lee se le ocurrió crear una prenda que protegiera las zonas del cuerpo de arriba y debajo de la cintura. La popularidad de esta prenda desencadenó en la apertura plantas manufactureras en los cuatro años siguientes en otras ciudades de Estados Unidos.

A lo largo del tiempo se fueron confeccionando diferentes prendas, hasta que en 1926 llegaría la creación que fue un hito no sólo en la historia de la marca, sino en la de la industria de la moda. En aquel año se creó el 101Z, el primer jean con cierre del mundo.

Ya en los años 50, Lee se trasladó desde el sector fabril a la cultura pop y a la vestimenta casual. El rebelde sin causa James Dean vistió un par de jeans de esa marca en la película Al este del Edén, al igual que Marlon Brando en el film Salvaje .

Actualmente, forma parte de VF Corporation junto a otras marcas de indumentaria. Los jeans son su producto estrella, pero también comercializa una amplia gama de productos, como camisas, remeras, suéteres, abrigos, camperas y accesorios.

Autor: